El proceso de elaboración del Reglamento de la Ley de Cultivo Asociativo de cannabis para uso medicinal (Ley 31312) debe incluir a representantes de las asociaciones de pacientes y el Estado no debería poner trabas, señaló el excongresista Daniel Olivares.

En diálogo con el médico Max Alzamora en ‘Café Cannabis’, Olivares recordó que el objetivo de la Ley 31312, promulgada el pasado 25 de julio, fue facilitar el acceso a las personas que no tienen los recursos suficientes para comprar cannabis en los establecimientos farmacéuticos. En ese sentido, el excongresista señaló que el cultivo asociativo debería ser más económico y que las asociaciones de cultivo ya existentes deberían participar en la elaboración del Reglamento de la ley.

“Necesitamos que en esa mesa donde se discuta el Reglamento, se escuche a las personas involucradas en el tema", dijo.

El excongresista del Partido Morado advirtió que puede haber responsabilidad si un funcionario público distorsiona el objetivo de la ley.

"Un funcionario público no puede pasar por encima del legislador. Si la ley se aprobó por unanimidad con un objetivo específico, el funcionario no puede distorsionarla. No es legal que se le pongan trabas a una ley que busca democratizar el acceso a una medicina para las personas que no tienen los recursos para poder acceder de la forma en como está establecida actualmente. No estamos pidiendo ningún favor, la ley ya se aprobó, ahora hay que asegurar que la ley se cumpla. Es muy importante la presión ciudadana".

El pasado 15 de julio, el Pleno del Congreso de Perú aprobó la ley que incluye al cultivo asociativo en la regulación medicinal de la cannabis con 100 votos a favor y 0 en contra. Para Olivares, ha sido sorprendente cómo, a pesar de ser un tema tabú en un sector de la sociedad peruana, las leyes sobre cannabis se han aprobado con amplia mayoría.

“Para ser un tema tan controversial, es curioso que las dos leyes vinculadas a cannabis se hayan aprobado con voto unánime".

El excongresista señaló diversos factores que influyeron en la aprobación de esta ley, como el hecho de que haya sido un proyecto multipartidario con el apoyo de cinco bancadas y que fue firmado por el excongresista Daniel Urresti, quien presidía la Comisión de Defensa, donde se debía aprobar el proyecto en primera instancia.

“Él (Urresti) lo entendió, escuchó a las madres, que han sido esenciales en este proceso. Sé que hubo un montón de partes involucradas en este proceso de la aprobación de esta ley, que fue redactada al inicio por Fecame y Cannabis Gotas de Esperanza, que hicieron la redacción inicial donde estaba incluido el autocultivo. Con esa ley inicial, nosotros empezamos a hacer la chamba, a hablar persona por persona”.

Luego de aprobada en la Comisión de Defensa, el Ministerio del Interior (Mininter) mandó su opinión que advertía que era inviable reglar el autocultivo. Si el proyecto de ley mantenía ese aspecto, se iba a frenar toda la propuesta.

“Básicamente no iba a salir nada. Nos quedamos con lo que sí estaban de acuerdo y se aceptó el cultivo asociativo. Y ahora se puede hacer una asociación conformada por dos o más pacientes. No es una cosa complicada. Sentimos que era razonable”.

Para conseguir los votos y esta ley se apruebe, el excongresista Olivares y su entonces compañero de bancada Alberto de Belaunde, facilitaron el diálogo entre parlamentarios y las madres cultivadoras que iniciaron esta lucha con el allanamiento en San Miguel en el 2017.

“Yo estuve, junto con los despachos de Alberto y el mío, y con las madres de ‘Buscando Esperanza’ y ‘Mi Esperanza Brota de la Tierra’, que se unieron al equipo en esta última etapa. Y nos juntamos con 30 congresistas. Por ejemplo, me acerqué al escaño de Martha Chávez, le hablé del tema y le consulté si podía escuchar los familiares, me dijo que encantada y se reunió con las madres. Igual fue con el médico Jorge Pérez y así persona por persona. Muchos de los congresistas que comentaron el proyecto de ley en el debate fueron personas que se habían reunido con las madres. Las madres han tenido un rol importantísimo”.
“Me gusta mucho este proceso porque empezó con asociaciones que presentaron el proyecto de ley, luego hicimos trabajo con otras organizaciones, con grupos de madres y con todas las bancadas. Ha sido una chamba de todos o todes. Cada parte ha estado involucrada. Por eso que cuando se aprobó, cada uno la celebraba como suya, cada uno lo celebraba como su gol. Eso me pareció positivo, que no sea de nadie, es algo que tuvimos claro, no queríamos que sea la ley de tal partido o tal persona. Esta fue una ley de todas las personas involucradas y creo que se mantuvo así”.

Ahora, dice Olivares, es momento de trabajar un buen Reglamento de la ley de cultivo asociativo "para que no pase lo que sucedió con la ley anterior, que no fue un buen reglamento".

"Fue raro porque sí estaban los pacientes y especialistas en el proceso, pero al final el reglamento inicial fue restrictivo”.

Con ello, Olivares hizo referencia a la primera versión del Reglamento de la Ley 30681, que publicó el Minsa en mayo del 2018 y que restringía la prescripción a especialistas y ponía límites a las concentraciones de tetrahidrocannabinol (THC), sustancia de la planta con efectos analgésicos, antiespasmódicos y antieméticos. En ese momento, la intervención de organizaciones sociales y personajes públicos fue fundamental para que se retiren esas limitaciones al acceso.

Por otro lado, respecto a que el Seguro Social (EsSalud) haya empezado a cubrir el tratamiento con cannabidiol (CBD) a un grupo de 200 pacientes pediátricos con epilepsia refractaria, Olivares saludó esta medida, pero señaló la necesidad de incluir al THC en las farmacias estatales o en los planes de seguros de salud.

“Es como si estuvieran cediendo ante algo, pero en realidad no estás cediendo ante nada, simplemente están haciendo lo que ha hecho la medicina en toda la historia, que es evolucionar, entender las situaciones, cómo van cambiando, y adaptándose. La principal fuente del Derecho, de donde se crean las leyes, es la costumbre. No es que nos inventamos una ley, si no que se tiene una situación, la sociedad se comporta de determinada manera y tú la regulas para que haya paz social y funcione la sociedad. Por eso se hacen las leyes, por eso existen las leyes, son acuerdos entre las partes para funcionar. Entonces, si ya encontramos evidencia que el THC le reduce el dolor y las náuseas a un paciente oncológico, pues no tiene ningún sentido que el Estado le niegue esa solución”.

El excongresista Daniel Olivares recomendó a las organizaciones sociales interesadas a trabajar de manera conjunta para exigir al Estado peruano que cumpla con las leyes relacionadas al cannabis, en especial para que se elabore un Reglamento de la Ley de Cultivo Asociativo que garantice un acceso seguro, informado y económico a cannabis de uso medicinal. Recordemos que, desde el pasado 25 de julio, viene corriendo el plazo de 60 días calendario para que el Minsa consulte con la sociedad civil y publique el Reglamento.

- Mira la entrevista completa que le hizo el Dr. Max Alzamora, presidente de Apemedcann, al excongresista Daniel Olivares:


[Foto de portada: Congreso de la República del Perú]


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Todos los establecimientos de salud públicos de Perú deben coberturar tratamientos con cannabis

Médicos peruanos lanzan plataforma web para educar sobre cannabis

Semblanza al webinar 'Abordaje integral del paciente animal'